LA ULTIMA PAVESA

Si tan solo quedase una pavesa
del fuego ardiente del amor primero
sería para mi un honor guardarlo,
y hacerlo eterno, imperecedero.

Si tan solo quedase la tea,casi extinta,
del fuego eterno de aquel amor postrero.
Aventaría con anhelo aquella palomita,
y viviría abrazada en ese fuego.

Si tan solo quedase la armonía,
el magma candescenta, rojo lava,
yo por el nadaría en ese río
porque un incendio con su nombre me llama

Opina

*