MARIA SOLA

Tu no puedes morir, eres eterna
pacto de amor, timón directo al norte.
tu compañero es hoy tan solo el viento,
tú, gaviota que reinas en el horizonte.

El corazón anclado en aquel puerto´
donde se apeó él, herido por la suerte,
no lo vas a negar, seguirás esperando
a arrebatarlo de los lazos de la muerte.

Y vivirás, renovando recuerdos,
y sobre ti no pasarán las horas,
gobernando tu barca, nave altiva,
escribiendo en el mar, versos que lloran.

Levantando las velas voladoras
por saberte de amor correspondida
adoleciendo sí, de sus palabras
…como duelen las horas, como duelen,
como duelen los días¡
habiendo amado tanto, sin demora,
habiendo sido amada, sin medida
tú, caminando sola, siempre sola.
María sin compañía.
Tu no puedes morir, quedaste anclada
en tu puerto de amor, una mañana fría

Opina

*