NOSTALGIAS

Nostalgias

El sumiso pensamiento
musa íntima y callada
nos deja en la encrucijada
víctimas de las nostalgias,
con nuestros seres queridos
deambulando por el alma.

Recuerdos adormecidos
que se filtran en las noches
abusando del poder
de ese amor, latir divino
que nunca abandona al ser.

Y en nuestro pecho dolido
nos vienen a visitar
agitándonos el sueño
y no quieres despertar.

Se van los que más quisimos
los que más nos han querido.
La Parca aparca en la puerta,
aunque pongas dos pestillos.

Nos decía un gran poeta:
”¡Qué solos quedan los muertos!”
Escribió Carmelo Vilches:
“¡Qué solos quedan los vivos!
y ¿a dónde van?” cuerpo triste
que arrastras este castigo.

¡Qué fácil vivir contigo!
¡qué duro es sufrir tu ausencia!
que es la muerte el enemigo
que destruye las vivencias,
tronzando las esperanzas
llevándote a la demencia.

Un prión que agujerea
nuestros sueños más queridos,
solos en la multitud,
el reo, el inocente
el tonto, el sabio, el listo,
rico, pobre , miserable
todos sufriendo lo mismo.

¡Qué solos quedan! ¡qué solos!
¡qué solos quedan los vivos!
tan solo los que lo saben
saben lo poco que existo

Opina

*