RECUERDOS DE LA NIÑEZ ( MI CASA )

Que bonita era mi casa
que airoso mi velero
que guapa estaba mi madre
que heredó del firmamento
sus ojos como luceros,
hechos de agua y de luz,
de esmeralda y suave fuego.

Pelo negro golondrina
ondulado por el viento,
su cuerpo, blanco de luna,
su rostro de terciopelo,
y sus manos como lazos,
abrazándome en su seno.

Mi barraquita encalada,
blanca como piel de armiño,
con un moral y una parra,
un techado de alquitrán,
una mesita cuadrada
un puñadito de azucar
y un pedacito de pan.

Desde lo alto del monte
¡que bella estaba la mar!
y los barcos en el puerto
dispuestos a navegar.
Y las gavinas (gaviotas) volando
reinando entre los veleros
sobre la mar planeando
gozando el azul del cielo.

Tardes de lunas tempranas
tibias noches de verano
primeros claros del alba.

Entre las uvas y moras
se asomaba a mi ventana
el roció de la aurora.

Opina

*